La importancia de decirle cómo te gusta

A veces, se nos hace muy fácil hablar de sexo entre amigos, pero una de las cosas que más escucho en mis terapias, sorprendentemente, es que les cuesta mucho a mis pacientes comunicarle a sus parejas cómo les gusta el sexo.

¿Por qué nos es tan fácil en ocasiones hablar sobre sexo con cualquier persona menos con nuestra pareja?

El sexo está en todos lados y nos lo venden constantemente en las películas, en los comerciales y en las revistas, pero a su vez es un tema tabú del que a muchas personas les cuesta hablar, especialmente en la intimidad en pareja.

El psicólogo y profesor Noam Shpancer tiene la teoría de que esta dificultad viene de la mano del mito existente de que no es necesario hablar de sexo. Según él, “la cultura popular relacionada con el sexo sostiene que: el buen sexo es algo natural; tu pareja debe saber intuitivamente lo que quieres y lo que te gusta; y el buen sexo debe ser espontáneo”. Y continúa diciendo que “la mayoría de las veces, el buen sexo, al igual que una buena comida, no sucede solo: debe llevarse a cabo con habilidad, consideración y la combinación correcta de abandono egoísta y atención mutua”.

Otro motivo que suele poner piedras en el camino a la hora de hablar de sexo es el miedo a una reacción negativa por parte de nuestra pareja, como el rechazo o la vergüenza.

Pero éstas son convenciones sociales falsas que sólo nos alejan del placer.

El buen sexo empieza con la buena comunicación

La realidad se encuentra en el hecho de que muchas personas no disfrutan de sus relaciones sexuales, al menos no plenamente. Un simple “me duele” o “me gusta” podría suponer la diferencia entre una gran noche de pasión y una importante reducción de la excitación que te lleva a pensar en la lista de la compra en lugar de los intentos de tu pareja en ese momento por satisfacerte.

Es importante tener en cuenta que la comunicación tiene que tener lugar antes, durante y después del sexo.

No se trata de sentarse a una mesa de reuniones y escribir una guía pormenorizada de los pasos a dar en cada momento, sino de llevar vuestra relación al siguiente nivel. Quizás cueste creerlo pero hablar sobre el sexo puede crear una intimidad y conexión más fuerte que el practicarlo. Muestra un equilibrio entre la satisfacción egoísta y la preocupación para que ambos puedan alcanzar el placer.

Obviamente, hay cosas que se van descubriendo en directo, pero una buena comunicación sobre preferencias y deseos sexuales te permite conocer mejor a tu pareja y descubrir nuevas formas de compartir el placer. Porque la realidad es, como varios estudios (artículo en inglés) demuestran, que la mayoría de las personas no conocen los gustos sexuales de su pareja, sino que asumen que los mismos se corresponden con sus propios estereotipos sexuales.

Y es que el 99,9 por ciento de la población todavía no ha desarrollado la habilidad de leer la mente, Por lo general presuponemos que la gente sabe qué queremos, qué necesitamos. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos estamos dando palos de ciego.

Además, un hecho de especial importancia es que la falta de práctica en la cultura popular de hablar de estos temas lleva a muchos adolescentes que están en las primeras fases de descubrir su sexualidad a temer hablar con su pareja de métodos anticonceptivos antes del primer encuentro sexual. Así pues, la relevancia de la comunicación sexual no está relacionada sólo con el placer, sino también con la protección.

La comunicación no tiene que ser seria, estricta o programada, sino que puede tomar diversas formas y tonalidades, teniendo lugar en el momento en que estén más cómodos para hacerlo, pues al fin y al cabo, el sexo es algo divertido que puedes compartir con otra persona, y hablar sobre ello es tan solo el siguiente paso para disfrutarlo aún más juntos.

¿Cómo hacerlo?

Intenta que las conversaciones con tu pareja sobre sexo y lo que te gusta se den a principio de la relación y que después de eso se hagan frecuentes.

A continuación te dejamos algunos tips para que se te haga más fácil la comunicación de tus gustos con tu pareja:

Saca el tema al principio de la relación: “Procura que la conversación sobre sexualidad empiece al principio de la relación y que sea frecuente”, aconseja Justin Lehmiller, psicólogo social, investigador sexual y autor de Tell Me What You Want. “Desde el principio hay que intentar establecer una regla que normalice el hablar de sexo y deseo porque cuanto más esperes a hacerlo, más difícil va a resultar introducir el tema”.

Supera la vergüenza: Creo que la mejor forma de hacerlo es abordar el tema con sinceridad absoluta. Puedes empezar diciendo, ‘Me gustaría hablar de algo contigo, pero me da un poco de vergüenza o miedo’. De esta forma, tu pareja podrá empatizar contigo y entender tu postura.

Ten claro qué es lo que quieres: “No tenemos la capacidad ni el valor para averiguar qué queremos o necesitamos realmente, ni para pedirlo”, apunta Patti Britton, sexóloga clínica y educadora sexual de Los Ángeles. “Lo cierto es que no nos conocemos sexualmente porque nunca se nos ha enseñado o preparado para ser de una determinada forma con alguien, sexualmente hablando. Aprendemos mediante ensayo-error. Pero antes de pedir algo, debemos conocer bien nuestro cuerpo”.

Practica formas de expresar qué quieres y necesitas: “Parte del aburrimiento en la cama de mucha parejas se debe a nuestra incapacidad de expresar lo que queremos, nos gusta o necesitamos o no queremos, no nos gusta y no necesitamos”, explica Britton.

“La buena comunicación realmente se consigue con la práctica”, añade la sexóloga clínica Shan Boodram. «Hay un millón de cosas que nos pueden interesar o gustar, sobre todo si tenemos pareja, por lo que en esos casos va a ser todavía más complicado hacerles saber lo que queremos sin práctica previa”.

No des por sentado que sabes lo que quiere tu pareja: “No hagas suposiciones sobre lo que le gusta a tu pareja”, dice Shula Melamed, coach de relaciones especializada en sexualidad humana. “Asimismo, no supongas que tu pareja no hace determinadas cosas porque no quiere o no sabe cómo. Tal vez ni siquiera sabe que tiene tu permiso para explorar nuevas cosas”. Por otro lado, “asegúrate de que hay consentimiento y no vas a sobrepasar ningún límite ni ninguna zona de confort accidentalmente”, dice Lehmiller.

Aborda el tema con curiosidad positiva: “Busca un modo de hacer que la conversación sea divertida, ligera, abierta y agradable”, señala Boodram. “Cambia tu mentalidad al respecto y plantéate qué puede gustarle a tu pareja o qué le excita. Haz que sea divertido. A fin de cuentas, la intención de todo esto es positiva, y esa debería ser la sensación”.

Incorpora la conversación en sus juegos sexuales: “Muchas veces a la gente le parece menos violento preguntar en el momento si algo le gusta a su pareja”, indica Melamed. “Más tarde podéis hablar sobre qué funcionó, qué no y qué le gustaría a tu pareja que se repitiera más. Uno de los dos va a tener que ser valiente y romper el hielo, y ese podrías ser tú. Verás como después de hacerlo te sentirás mejor”.

Presta atención a las señales no verbales: “Yo creo que deberíamos mejorar nuestra habilidad para leer los gestos corporales”, sugiere Britton. “En los dormitorios reina el silencio porque nadie quiere hablar del tema. Nadie sabe cómo hacerlo sin sentir vergüenza. Aunque también creo que hay lugar para el silencio en los encuentros sexuales, sobre todo cuando una persona está muy excitada. En esos momentos, ¿cómo lees la expresión corporal? Porque esa es una forma de comunicación muy clara”.

Practica la comunicación no verbal: Por ejemplo, emir o gruñir durante el sexo puede servir como refuerzo positivo para tu pareja, que sabrá que tiene que continuar haciendo lo que hacía y volver a intentarlo en el futuro”.

Y por último, y no menos importante…

No tengas miedo de pedir (más) ayuda: Hay infinidad de libros, herramientas en línea o listas que puedes rellenar con tu pareja”, señala Stella Harris, educadora sexual, autora de Tongue Tied. Empezar de cero puede ser muy duro cuando no sabes qué opciones hay ni qué es lo que quieres. En estos casos, recibir ayuda puede marcar la diferencia así que sigue leyendo y descubre cómo podemos acompañarte.

Para aprender a comunicar lo que te gusta y a entender mejor a tu pareja, lo primordial es conocerte a ti misma, por dentro y por fuera, es por eso que tenemos una invitación que hacerte:

Participa en el Taller online Détox Uterino este 25 de octubre, en donde te mostramos nuevas maneras de conectar con tu sexualidad y placer, sanando desde el interior todos tus malestares y miedos.

¡Qué vivan las mujeres libres y felices!

No te olvides de compartir este material con quien desees; eres libre de multiplicarlo, difundirlo y gritarlo a los cuatro vientos.

¿Quieres saber más sobre el Proyecto Kunda y nuestros servicios? Visita nuestra web  www.kundalavagina.com. El equipo de Kunda La Vagina trabaja a diario para seguir sumando personas libres y felices en el mundo y queremos que tu seas una de ellas.

Con mucho amor, Kunda La Vagina.

Comparte el amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *